La provincia de Jaén es un buen ejemplo de que la administración andaluza no trata por igual a todos los ciudadanos. Con los servicios ferroviarios en precario, con la comercialización del aceite dependiendo del sector privado -en muchos casos foráneo- y con una de las tasas de paro más altas del país. Las ayudas no llegan. Tampoco para los animales, a los que la Junta de Andalucía olvida legislatura tras legislatura, sin aprobar ni una medida que vele por la protección que reclama gran parte de la gente de Andalucía. Andrés Cardenete, periodista jiennense, se presenta como número uno por su provincia. Y lo hace con la convicción de cambiar las cosas desde Sevilla para que el Parlamento Autonómico deje de dar la espalda a los animales y a la gente de su provincia.

Pregunta. ¿Cómo se está desarrollando esta campaña electoral?
Respuesta. Estamos trabajando mucho en toda Andalucía para llevar a la gente el mejor compromiso de todos los que se presentan a estas elecciones. Estoy convencido de que no hay un programa electoral más completo que el de PACMA. Nuestro eje son las propuesta para aumentar el bienestar y la protección de los animales, que en términos políticos significa ampliar la consideración moral y legal de la administración hasta donde nadie ha llegado jamás en España. Eso, por pura lógica, incluye la protección del medio ambiente y de los derechos de las personas. Nuestro programa electoral no deja a nadie fuera. Nadie puede decir lo mismo.

P. ¿Has percibido algo que indique ese crecimiento del que hablan las encuestas?
R. Sí. No es causalidad que el CIS nos haya dado un 3% en intención de voto en Jaén. Cada vez más personas se preocupan por los derechos de los animales y cada vez más personas conocen al partido y saben que llevamos también otras propuestas básicas pero profundas e innovadoras para mejorar el bienestar de las personas, que era una obligación por lo mal que lo pasan los desempleados, las personas dependientes y sus familias o los desahuciados, entre otros sectores; y por el medio ambiente, pues se avecinan graves problemas para la supervivencia del planeta mientras no haya representantes políticos dispuestos a afrontar esa necesaria transformación hacia un modelo basado en energías limpias. Nosotros queremos ser esos representantes políticos. Pese a esto, no contamos con la visibilidad en los medios de otros partidos, por eso está siendo tan importante que la gente comparta nuestras noticias y entrevistas a través de las redes sociales. Otros, con menos apoyos, lo han tenido mucho más fácil.

P. ¿Te refieres a Vox?
R. Cada vez que escucho que ese partido podría obtener representación se me ponen los pelos de punta. ¡Cuánto daño hacen los ideales que proclaman para los animales! Pero también para las mujeres, para el colectivo LGTBI o para los inmigrantes. Los escucho y me parece que son los zapatos usados que España ya tiró a la basura hace mucho tiempo y que trajeron una enorme pérdida de derechos. Si enfrentamos nuestro programa al de ellos, somos el polo opuesto. No hay partido más diferente a Vox que PACMA. Pero es que, además, si enfrentaos sus tristes ideales a los valores de convivencia, lucha y trabajo de Andalucía, no hay encaje posible. Ellos no tienen nada que ver con la personalidad de Andalucía. Si nosotros somos el avance hacia un mundo más justo con todo aquel capaz de sufrir, ellos representan exactamente lo contrario, el retroceso de quienes sólo saben mirar en su propio beneficio. Eso no es Andalucía.

P. Viendo el argumentario de PACMA parece que hay mucho trabajo que hacer en Andalucía.
R. Sí y no. Hay mucho que legislar desde el Parlamento, pero yo creo que Andalucía, por los valores de los que antes te hablaba y por sus recursos, tiene todo para dar rápidamente un giro completo y convertirse en pionera en muchos aspectos. Estamos convencidos de eso. Los andaluces tenemos el corazón suficiente para promulgar una Ley de Protección Animal que proteja a todos y no excluya a ningún animal; tenemos un clima y una posición envidiables para desarrollar un modelo decidido que aproveche los recursos naturales y no contaminantes y un desarrollo social que es fruto de un mestizaje cultural que, junto a nuestra alegre personalidad, nos hace preocuparnos por los demás y saber vivir en convivencia y armonía. Te hablo de la gente de Andalucía, otra cosa son los partidos que nos han representado hasta ahora. Lo único que falta es voluntad política. Es indignante que la Junta de Andalucía no haya sabido dar ejemplo de todo eso y se haya convertido en un cuerpo extraño entre lo que en verdad es el corazón de esta tierra. Tal y como ha sido hasta ahora, esos partidos que se han sentado en el Parlamento han supuesto una traba para el avance de nuestra comunidad.

P. ¿Por qué PACMA sí podría apostar por esas medidas y otros partidos no? 
R. Porque somos independientes. ¿De dónde vienen los millones de euros que el resto de partidos se están gastando en esta campaña? Nosotros no recibimos inversión externa, no pedimos créditos a los bancos ni no sentamos en los consejos de administración de las grandes corporaciones a las que no les convienen avances por los animales, por las personas o por las energías renovables. El poderoso, aunque cada vez menos, lobby de la caza nos reconoce ya como el enemigo número uno. Andalucía, España en general, necesita gente independiente. Nosotros no tenemos más compromiso que el de nuestros afiliados, que comparten nuestros principios en defensa de los animales y de un mundo sostenible y más justo con las personas. No se nos ocurriría trabajar en otro sentido.

P. ¿Cuáles son los principales problemas de los animales en Andalucía?
R. Que no hay una legislación que de verdad los proteja. Sólo una ley eficaz acabaría con los perros abandonados en las cunetas, con los toros torturados en las plazas, con las víctimas de la caza. Si se quiere, sólo es tan sencillo como redactar esa Ley. Pero ningún otro partido quiere. Actualmente tienen las competencias para protegerlos y su deber es hacerlo. Si no lo hacen, hay que responsabilizarles a ellos de cada maltrato; de cada galgo ahorcado de un olivo. Ahora estamos en campaña y todos son mensajes fáciles y fotos con niños y con perros. Son intentos de captar votos. A muchos se les ha llenado la boca con la defensa de los animales, pero vas a su programa electoral y descubres que están mintiendo a la gente. En el Parlamento de Andalucía ya hubo un partido que propuso una nueva ley para los animales que, en muchos aspectos, era un atraso con respecto a la actual, que ya es nefasta. Les falta conocimiento. Si me vuelves a hacer la pregunta te contesto que el principal problema de los animales son los políticos que miran para otro lado. Y son todos los partidos que ha habido en el Parlamento.

P. ¿Y los problemas de las personas? 
R. Muchos. Y también se mira para otro lado. Te puedo hablar de Jaén, que es la provincia que mejor conozco. Ha perdido servicios ferroviarios, han condenado al abandono a Santana Motor en Linares, que es la ciudad con más paro de España, y descuidan algo tan sagrado para los jinnenses como la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas que cada vez que voy se parece más a un parque de atracciones con trenecitos de turistas recorriendo los senderos. Hay que proteger a la gente, garantizar el trabajo y velar por nuestro entorno. ¿Por qué no se puede reconvertir Santana Motor en el centro neurálgico de la Andalucía pionera en medio ambiente que necesitamos? ¿Cuánto hay que esperar? Allí pueden instalarse centros de innovación cuyos resultados se lleven a la práctica en todo el territorio. Pero no. Jaén es la gran olvidada. Nuestra apuesta por el medioambiente también resucitaría el ferrocarril en estas provincias que no existen para la administración.

P. ¿Dónde reside el corazón de Andalucía?
R. Date una vuelta por la calle y abre los ojos. Verás a gente despierta, alegre, inteligente y que sabe convivir. Habla con ellos y te contarán que tienen un familiar dependiente para el que no alcanzan las ayudas, que viven de un subsidio o de la pensión de sus padres porque son parados de larga duración o que tienen unos dolores terribles que dependen de que una interminable lista de espera para su tratamiento quirúrgico avance. Después pregúntate cómo es posible que esa gente mantenga el tipo y sea capaz de tirar para adelante. Cómo es posible que saquen un poco de su dinero para ayudar a gente que lo necesita o encuentren tiempo para acudir a la protectora de animales a limpiar cheniles los fines de semana. La respuesta es que es gente de corazón que sabe esforzarse por hacer su vida y la de los demás mejor, pese a los problemas. Ese es el corazón de Andalucía. Pero, ojo, eso no quiere decir que la administración no tenga que solucionarles los problemas que dependen de ella. Todo lo contrario, los andaluces llevan mucho tiempo esperando y ya es hora de que entre en el Parlamento alguien que los escuche a ellos, y no a los bancos y a las grandes empresas. Los animales y las personas no pueden seguir dependiendo de una administración ciega y sorda. Y en eso estamos. Por eso hay que votar a PACMA el domingo.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Para continuar tiene que aceptar nuestra política de cookies.